Nota: este anuncio no es de un medicamento. No hace falta que leas atentamente las instrucciones y no has de consultar al farmacéutico.

Y sin embargo, quita dolores de cabeza.

¿Cómo es posible? Porque esta alfombra de algodón 100% nos viene a demostrar que muchas veces, en lo referente a la decoración, nos pasa como a las nubes: que nos precipitamos.

Porque cuando tenemos que renovar las alfombras nos enredamos con soluciones costosas y complicadas, que nos ponen la cabeza como el campo del Valencia (o sea, que Mestalla).

Por eso es hora de tener en cuenta opciones más básicas y sencillas, porque aunque no nos demos cuenta, muchas veces, gastar menos es más.

Alfombra fina y lavable multicolor

 

Veréis: nuestras alfombras de Puntos son finas, ligeras y como son de algodón las puedes lavar en lavadora como cualquier otra prenda. Una y otra vez. Y otra vez. Y otra. Y cada vez te quedarán como nuevas.

Son alegres y llenas de color, con un acabado natural y acogedor. Resisten lo que les eches y las tienes en medidas grandes y pequeñas. Y son tan democráticas que van a estar igual de contentas en la cocina que en el salón, en la habitación de los peques o en la terraza.

Sin embargo, muchas veces descartamos opciones como éstas… porque son muy baratas. Como si dieran un premio por gastarse un pastón en una alfombra. Sí, es cierto: hay lugares de la casa que queremos cuidar de manera especial, pero también hay otros que necesitan un soplo de practicidad, sencillez y sentido común.

Y para asentarse allí han nacido estas alfombras. Porque le harán a tus suelos el mismo servicio que el perejil le hace a tus platos: sirve para todo y a todo le queda bien. Incluso mejor, porque el perejil sólo lo tienes en color verde, y estas alfombras llegan con una gama de muchos colores.

Alfombra natural y económica

 

Es que cada cosa es para lo que es y hay que sacarle el mejor partido a sus cualidades. Por ejemplo, si el mejillón fuera un mamífero superior seguramente sería más listo, pero no tan rico. Pues igualmente si estas alfombras valieran diez veces más tal vez no serían tan frescas y agradecidas. ¡Aprovéchalas!

Así que la próxima vez que te duela la cabeza al pensar cuánto te vas a gastar en la alfombra nueva, no vayas a la farmacia. Pincha en el botón de aquí abajo y llévate una alfombra de puntos.

¡Vamos a la tienda a ver las alfombras de puntos!

Mientras tanto podéis pinchar en las fotos de abajo para ampliar la galería.