Los seres humanos somos un poco peculiares a la hora de evaluar los peligros. Por ejemplo: si vemos un oso salimos corriendo, pero si vemos un señor con corbata nos sentamos y firmamos las preferentes.

Con la decoración pasa igual: no vemos el peligro hasta que nos damos cuenta que el color de los cojines es tono y medio distinto que el de las cortinas. Y ya es demasiado tarde.

Vaaale, no es tan grave como tener los talones agrietados, pero no os preocupéis, que tiene arreglo, y no gracias al Dr. Scholl, sino a las nuevas colecciones coordinadas de cortinas y cojines de latiendawapa.

Cortina y cojín a juego

 

Realmente, los coordinados comenzaron cuando el Hombre de las Cavernas puso una piel de búfalo en el suelo y otra de cebra en la pared. Entonces llegó la Mujer de las Cavernas poniendo el grito en el cielo, porque no combinaban. Y puso una piel de mamut en la entrada, que hacía juego con la de buey almizclero de la cortina del salón y quedaba divina de la muerte (del mamut).

Ahí nacieron los coordinados, o combinados. Luego con el paso de los siglos la Humanidad los ha ido perfeccionando y aplicando a otros ámbitos de la vida, como ese primer gran hombre que decidió juntar la ginebra con la tónica.

Después han seguido las fresas con nata, Faemino y Cansado, la barba y los hipsters, y en este punto culminante de la evolución, las cortinas y los cojines han decidido dar un paso al frente.

Estas nuevas colecciones coordinadas que os presentamos nos ofrecen texturas y colores en tonos muy neutros y naturales, pero en absoluto aburridos. Son colecciones pensadas para vestir ventanas y sofás con serenidad y elegancia exenta de estridencias, pero con carácter suficiente como para dar vida a tus salones y habitaciones.

Las cortinas son opacas, gruesas y con cuerpo y con sus cojines a juego están más contentas que Nemo en un barril de vino de Chiclana.

Podéis ver estas colecciones en la tienda, visitando los departamentos de cortinas y cojines.

Cortinas y cojines a juego