Ya lo dice la OMS: la vida sedentaria es muy mala. Por eso el C.O.R.R.E. (Centro Organizador de Recursos Rematadamente Estilísticos) de latiendawapa os propone practicar un nuevo deporte: el Decoring.

El decoring consiste en llenar tu casa de cosas chulas. De latiendawapa, naturalmente. Conviene que vayas practicando para que cuando lo declaren deporte olímpico ya tengas ventaja.

Y dirás ¿es un deporte de riesgo? En absoluto. Deporte de riesgo es por ejemplo decir “cariño, ¿te pasa algo?” Esto, en cambio es coser y cantar.

Cojín naranja y puff con búhos

 

Y te preguntarás: ¿cómo se practica? Muy sencillo. Los únicos requisitos son una casa, muchas ganas de decorar y la web de latiendawapa. La diadema y las mallas deportivas no son imprescindibles, pero molan.

Eso sí; como es un deporte multidisciplinar, vamos calentando suave, que no queremos esguinces ni roturas fibrilares. Empezamos por la puerta de casa, con un felpudo original, por ejemplo. Con unos cuantos estiramientos enseguida dejas la entrada en perfecto estado de revista. ¡Continuamos!

Felpudo original

Vas entrando en calor y afrontas una nueva etapa, esta vez de escalada. Sí, porque nos vamos a subir por las paredes, literalmente, escogiendo cuidadosamente para vestirlas cuadros, apliques o vinilos decorativos, o mejor un poco de cada cosa, según el ambiente de cada habitación.

Te vas creciendo y mientras te repites “yo puedo, yo puedo”, te diriges a los suelos, que esperan su turno impacientes. Y no es para menos, porque hay alfombras para aburrir (qué paradoja, con lo divertidas que son) con un montón de colores y texturas.

Mientras una gota de sudor te resbala por la sien, vas escogiendo a buen ritmo alfombras de bambú, de algodón y de vinilo, pero no sólo para las habitaciones y salones: los pasillos también puntúan para este deporte.

Puff y alfombra de bambú

 

Aprietas los dientes porque tu marcador va aumentando y parar es de cobardes. No es el momento de aflojar, sino de prestar atención a los sofás y las camas, que te piden un montón de cojines, mantas y cobertores. Y los topes de puerta, que de paso también se dejan querer.

Ya estás sudando a pleno rendimiento, quemando calorías y con el pulsómetro haciendo horas extra. Le llega el turno a las habitaciones, con los muebles auxiliares, estanterías y cajoneras, sin olvidar un buen biombo para dividir y separar los ambientes. Y que no falten los armarios para mantenerlo todo en orden.

El público ruge enfervorizado y te hace la ola. La sonrisa de la victoria se dibuja en tu cara y aprovechas el momento para llegar a la cocina, que decoras con cajoneras y carritos auxiliares. Y con los utensilios y artículos de menaje te metes en el el bolsillo hasta a los árbitros.

Cajonera y puffs

 

El cuarto de baño ya se mosqueaba porque todavía no le había tocado, pero ahora llegas con las cortinas de baño, los accesorios de tocador, las toallas y demás complementos.

Vas en cabeza y tienes la meta al alcance, pero el cansancio te vence y necesitas sentarte… ¡no hay problema! Para eso tienes nuestros puffs blandos y rígidos, de manera que matas dos pájaros de un tiro.

Finalmente, cruzas la línea de meta con un montón de calorías de menos y tu casa llena de un montón de cosas chulas. ¡Enhorabuena! Así es el decoring: el deporte más apasionante, sin lesiones ni fueras juego.

Todo lo necesario para practicarlo lo tienes en latiendawapa, pero mientras puedes ir calentando con esta galería de fotos de muestra.

Y recuerda: el decoring es bueno para tu salud.