El color rojo es a la decoración lo que el chile a las salsas o Luis Suárez a las delanteras: lo que les da vida, picante y emoción. Una decoración sin rojo es como una semana sin viernes, como George Clooney sin taza de café o como Del Bosque sin bigote.

Para que lo entendáis, el rojo se asienta en la escala cromática como David Muñoz entre los cocineros: siempre llamando la atención. Y ocupa en los colores el mismo sitio que el rock en la música: justo después de la clásica, pero antes del punk.

Es como el ejecutivo rebelde que acude a los consejos de administración con barba de tres días y el nudo de la corbata flojo, y que tiene mal aparcado en la puerta su deportivo (rojo, por supuesto).

Alfombra de bambú roja

 

Lo importante con el rojo es acertar con el punto justo, porque si ponemos demasiado rojo nos pueden poner verdes y acabaríamos negros, porque seríamos blanco de muchas críticas. Está claro, ¿no?

En el fondo es muy fácil, porque el punto del rojo es como el de las gambas al ajillo: sin guindilla es muy soso, una o dos están bien pero más es sólo para fanáticos.

En su punto justo, pues, el color rojo da vida a los ambientes, decora con alegría y carga los espacios de energía positiva. Es como tomarte un Pharmatón Complex pero por vía visual; es una llamada directa al lugar del cerebro donde pensamos con onomatopeyas en lugar de con razonamientos.Toallas de rizo americano

 

Si quieres ambientes fuertes y con mucho carácter, prueba el rojo como base, acompañándolo con negro y blanco para conseguir decoraciones llenas de contraste. Pero si prefieres un menú más suave, utiliza el rojo como complemento, aplicándolo de mil maneras, dando pinceladas aquí y allá, con una alfombra, con un puff, con un perchero, o con cualquier otro complemento decorativo.

Por ejemplo, las toallas rojas pueden marcar la pauta en el cuarto de baño y en la cocina los utensilios y las cajoneras nos pueden proporcionar la DDR de rojo (Dosis Diaria Recomendada, según la OMS).

Navegando por la web de latiendawapa puedes encontrar cosas de todos los colores del arcoiris, pero si quieres empezar por el rojo diviértete navegando y buscando.

Aquí os dejamos algunos ejemplos para decorar en rojo, con una pequeña muestra fotográfica. ¡Feliz finde!