Si decorar tu casa a tu gusto te parece un milagro mayor que “Harry Potter y la declaración de Hacienda negativa”, y si mantener el orden en las habitaciones te resulta más difícil que conseguir que tu hijo adolescente coma despacio, estos grandes arcones o baúles decorativos de madera llegan en tu ayuda, porque te van a matar dos pájaros de un tiro.

Spoiler: ningún pájaro ha resultado herido en la realización de este post.

Es que ya sabemos lo que pasa con el orden en los salones y habitaciones: el primer día todo va bien, pero poco a poco van acumulándose en el suelo objetos de todo tipo, formando capas de tal modo que cuando nos queremos dar cuenta y decidimos ordenar necesitamos a un arqueólogo para cavar y un geólogo que clasifique los hallazgos por estratos geológicos.Baúl planisferio

¡Nunca más! Ahora, estos grandes arcones o baúles decorativos te brindan un enorme espacio extra de ordenación, pero revestido por todas partes de encanto y decoración. Podríamos decir de ellos que son baúles de estilo urbano, como este modelo con la bandera de Estados Unidos o de estilo vintage, como el modelo con el mapamundi antiguo, aunque en realidad es mejor decir que son de estilo. Así, a secas.

Para que nos entiendas, estos arcones han sido creados por la naturaleza como un concentrado de belleza y orden, del mismo modo que el tocino del cielo fue creado para concentrar en un solo punto todas las calorías del Universo.

Para su fabricación se ha empleado madera para la estructura, piel para las cantoneras, metal para los herrajes y delicadeza y finura para el diseño.

Y para acabar, no, no os vamos a decir aquello de que no podríais vivir sin ellos. Porque sí podríais.

Pero sería una pena.

Les podéis echar un vistazo en latiendawapa visitando el departamento de puffs y arcones. Y si se han agotado, seguro que hay otros puffs, pongotodos, y arcones muy chulos.

Podéis pinchar en las fotos de abajo para ampliarlas.