Hay amistades que nunca nos cansaremos de ensalzar. Porque son más sólidas que la de Errejón e Iglesias, la de Rakitic con su peluquero o la de Patroclo y Aquiles. Hablamos de la amistad eterna entre cortinas de baño y pongotodos.

Para que fragüe esta amistad son necesarias varias cosas. En primer lugar, tener un cuarto de baño, lo cual puede decir todo el mundo. En segundo lugar, usarlo, lo cual ya no puede decir todo el mundo.

Y en tercer lugar, aprovechar que latiendawapa ofrece gran cantidad de combinados de pongotodo y cortinas de baño para que puedas decorar tu baño sin mezclas extrañas, que ya se sabe que son más difíciles de combinar que encontrar la playa de Bilbao.Cesta ordenación azul

Y esto sí que lo puede hacer todo el mundo, pinchando en los botones tan chulos que nos hemos currado al final de este post.

Esta amistad, además, es muy interesada e interesante, porque cortinas de baño y pongotodos son complementarios, como la pasta y el queso parmesano, o como Rick y el capitán Renault. Sí, es cierto que cada uno podría vivir sin el otro, pero hay que admitirlo: no sería lo mismo.

Son complementarios porque aunque ambos decoran, la cortina de baño protege y el pongotodo ordena.Cortina de bañera roja

Además, poner un pongotodo en el cuarto de baño supone la indirecta perfecta para los habitantes de tu ecosistema, ehhhh, perdón, hogar, algo así como en plan… “al próximo que deje la ropa sucia tirada en el suelo le voy a meter el *** por el ***. (Puedes completar tú los asteriscos).

Te preguntarás si son amigos con derecho a roce. Porque ya sabemos que el roce crea el cariño y después… en fin; como tampoco sabemos que hubo entre Aquiles y Patroclo, lo mejor será no preguntar qué ocurre entre los pongotodos y las cortinas cuando no estamos mirando.

Lo que sí es cierto es que en latiendawapa tienes estos modelos que te presentamos aquí y muchos otros muy chulos de ambas cosas, que puedes consultar aqui:

Ver los pongotodos en la tienda

Ver las cortinas de baño en la tienda