Nuestras esterillas o alfombras auxiliares de bambú son un homenaje a los actores secundarios.

Las alfombrillas auxiliares son aquellas que nos sirven tanto para un roto como para un descosido. No están destinadas a los lugares de privilegio de la casa, sino que las colocamos en cualquier sitio, en pequeños espacios, como si estuvieran castigadas: en las puertas, la terraza, la cocina o el trastero.

Y además somos muy duros con ellas: apenas les damos oportunidades de lucirse pero a cambio les pedimos el espíritu de sacrificio de un marine y la resistencia de un dromedario puesto hasta arriba de RedBull.Alfombrilla de bambú

La alfombra sufrida e imprescindible

Sin embargo, y como los actores secundarios, son imprescindibles en nuestras vidas. Son como el tipo que toca el triángulo en una orquesta sinfónica: un trabajo sordo, pero alguien lo tiene que hacer.

Pero las alfombras auxiliares y los actores secundarios están ahí para que todo el conjunto encaje en su lugar. Por ejemplo, no sabes quiénes quedaron detrás de Usain Bolt, pero sin ellos no se habría podido correr la final de los 100 metros. Gracias, chavales. Qué haríamos sin vosotros.

Por eso tu decoración no está completa sin los pequeños detalles y complementos. Y lo curioso es que, como en muchas películas, lo mejor acaba siendo los actores secundarios. Sobre todo si está Robert Duvall. O nuestras alfombrillas auxiliares.Estera de madera de bambú

Por eso, aunque estamos en agosto, y a pesar de que de los 40 millones de españoles hay 20 millones en la playa, otros 10 millones durmiendo la siesta, 5 millones más viendo las olimpiadas y otros cuatro están cazando Pokemons, sabemos que el millón restante estáis leyendo este post, porque os dais cuenta de la importancia de una buena alfombrilla auxiliar.

El bambú, la mejor opción

Dentro de los muchos tipos de esterillas auxiliares hoy destacamos las de bambú, que son más sufridas y serviciales que un perro labrador, y que te van a decorar la casa con más alegría que un ramo de gardenias, con la ventaja adicional de que no se marchitan.

De láminas lisas o con trenzado de cinta de poliéster, las tienes desde un tamaño pequeño que te sirve como portamacetas hasta tamaños más grandes que te harán de felpudo o de alfombra-para-todo.

El caso es que nuestras esterillas están dispuestas a cualquier sacrificio, trabajando 24 horas al día 365 días al año, sin vacaciones, sin pedir a cambio más que un fregoteo de vez en cuando. Ya podrían aprender nuestros diputados…

Puedes ver los modelos que te enseñamos en las fotos, pinchando en los botones de abajo:

Aquí puedes ver el modelo liso…

Y aquí el modelo con cinta trenzada

Y si no, siempre puedes navegar por nuestro departamento de alfombras de bambú y ver los modelos pequeños de otras series.