5 razones por las que tus próximas alfombras serán de vinilo. Aunque aún no lo sepas.

Aunque tú no lo sepas, posiblemente muchas de tus próximas alfombras serán alfombras de vinilo, sintéticas o de PVC.

¿Y cómo es que aún no lo sé?

Porque todavía no las conoces bien. Pero las alfombras de vinilo son como un cachorrito en el escaparate de una tienda de mascotas: lo ves, lo quieres. Son como esa persona que conoces poco, pero viene un día a comer, te enamoras y al final se queda a vivir.

Alfombra vinílica para dormitorio
Alfombras de vinilo, muy hogareñas

Entonces, explícame en dos palabras qué tengo que saber de ellas.

Pues que a las alfombras vinílicas les está pasando como a los primeros concursantes de Operación Triunfo: en muy poco tiempo pasaron de ser unos perfectos desconocidos a ser mainstream.

¿Y eso por qué?

Porque ya no son un recurso decorativo marginal y desconocido sino un tipo de alfombras universales, para todo uso y para cualquier decoración. Las alfombras vinílicas son la Operación Triunfo de tus suelos, para que me entiendas.

Alfombras de vinilo, variadas y resistentes

Mmmm… parece prometedor. Cuéntame cómo pasó.

Las alfombras de vinilo o PVC están confeccionadas con fibras de polipropileno (poli, para los amigos), un material extraordinariamente flexible, maleable y sobre todo, resistente.

Alfombra de vinilo con cenefa
Alfombra vinílica con cenefa

Después se juntan el polipropileno, un científico y un diseñador. Se meten en una máquina a centrifugar y ya te salen un montón de ideas, texturas y colores, que conforman la gama de alfombras más variada y resistente del planeta Tierra.

Pero hacer alfombras con vinilo suena un poco industrial. ¿No es como hacer un bizcocho con Aguaplast?

Qué va. El bizcocho con Aguaplast saldría un poco incomestible, por decir algo. En cambio las alfombras sintéticas o de PVC son hogareñas, cálidas y acogedoras.

Y son de estilo nórdico, minimalista o industrial, como las quieras llamar, pero el caso es que son tan buenas como… ¿cómo te lo explicaría?

¿Como la tortilla de patatas que hace mi madre?

Uff… tanto no es posible. Pero casi, ya lo vas pillando.

Alfombra PVC gris

A ver, explícame esas 5 razones que prometías, a ver si me convences.

1. La alfombra más resistente


La primera es la resistencia. Y cuando digo resistencia, digo resistencia, ¿eh? Son alfombras que literalmente, aguantan lo que les echen. Puedes someterlas al trato más duro y dar rienda suelta a tus pasiones sádicas más inconfesables, que ni pestañean.

Mételes encima sillas de oficina con ruedas, mascotas con uñas afiladas, peques traviesos armados de juguetes punzantes y manos pegajosas, que no lograrás hacerles ni cosquillas.

Alfombra vinílica Oslo

¿Y si las ensucian?

2. Fácil de limpiar


Ahí te quiero ver: porque la segunda razón es la facilidad de limpieza. Si tienes dudas revisa este post, pero has de saber que el limpiar se va a acabar con estas alfombras. No acumulan polvo y al tener la superficie lisa y plana están libres de ecosistemas de cualquier tipo.

Y si la escoba o el aspirador no es suficiente, mételes la fregona, que se quedan tan campantes. Y tan limpias. Por eso a las personas alérgicas y con problemas respiratorios les encantan.

Alfombra vinílica fina

Me vale. ¿Y la tercera razón?

3. Duración (casi) infinita


La tercera es la durabilidad. Su duración se mide en eras geológicas, aunque si prefieres un término más técnico para definirla sería “duran que te c***”. Serán la herencia de tus biznietos; lo único en tu hogar que dura más es lo que tarda el niño en apagar la tablet e irse a dormir.

Todo muy bien, pero ¿y si las quiero para la terraza exterior?

Pues estás de suerte, porque la cuarta razón es que es la alfombra para todo uso y lugar, incluyendo el uso exterior.

4.También son para exterior


Alfombra vinílica para exterior
Alfombra vinílica para exterior

Si intentas poner una alfombra de hilo a la intemperie verás como se pone nerviosa en cinco minutos. En cambio las alfombras de vinilo aguantan el uso exterior sin inmutarse, poniendo cara de póker, así, estilo Harry el Sucio.

Úsalas para el chalet, en la terraza, en el porche (no, en el Porsche no, que no caben) o junto a la piscina. Y por supuesto, también para interiores, porque te sirven para las habitaciones, salones e incluso pasillos.

Ya les voy viendo el punto. ¿Qué más hay que saber?

Lo mejor, porque la quinta razón es que hoy en día las alfombras vinílicas te aportan una decoración tan cálida como las alfombras textiles, llena de color, variedad y texturas.

Alfombra vinílica a medida

5. Decoración cálida para los suelos


Ya se acabó aquello de que para que te conjuntaran tenías que vivir en Matrix, o que únicamente servían para decorar pelis de Steven Seagal. Ahora la variedad de modelos de alfombras vinílicas es tan grande que incluso podrías alfombrar con ellas los salones de las novelas de Jane Austen.

Alfombra de vinilo impreso
Aunque no lo parezca, esta alfombra es de vinilo impreso

En resumen: hasta ahora pensabas que en esta vida, imprescindible, lo que se dice imprescindible, sólo era Sergio Busquets. Pero después de lo que te hemos contado, tendrás que admitir que también las alfombras de vinilo van a ser imprescindibles en tu hogar.

Por eso, posiblemente, serán tus próximas alfombras. Y ahora ya lo sabes.