El lugar en que habitamos se puede definir como un espacio que contiene cierta cantidad de nitrógeno, oxígeno, muebles, cosas de casa, seres humanos mirando fijamente pantallas de diversas pulgadas, recuerdos de Cuenca y ropa y juguetes en diversos estados de desorden.

Pero ese espacio vital que habitualmente llamamos casa -y los más afortunados, hogar– tiene una frontera que de tan evidente solemos pasar por alto: se llama paredes.

Sin paredes no tendríamos casa y por tanto viviríamos como las gacelas en la sabana, por lo tanto se nos comerían los leones y por lo tanto se extinguiría la Humanidad.

Espejo de pared redondo

Por eso las paredes son como la constante de Planck: imprescindibles para la vida, con la ventaja de que las paredes sí sabemos entenderlas.

Y aquí es donde surge el gran problema: cómo decorar paredes correctamente sin que se nos caigan encima de puro aburridas, anodinas o peor aún, intrascendentes.

Por eso, aunque tu tía Carlota te haya dejado en herencia el cuadro del molino con un río junto al que pasta un ciervo, no cedas a la tentación: dile que la quieres mucho (lo cual es cierto) pero que el cuadro es tan bonito (falso) que te hace llorar (cierto) y por eso no lo puedes poner.

Y en su lugar, para decorar paredes prueba alguna de las ideas que hemos elaborado en este post, que incluye algunas

Ideas felices para paredes felices

Espejos, por favor

Personajes ilustres de la antigüedad, como la madrastra de Blancanieves, ya nos han ilustrado sobre la necesidad de tener un espejo en casa. Afortunadamente, en estos tiempos no es necesario narcotizar a las hijastras, aunque sí que sigue siendo posible preguntarle al espejo quién es la mas bella.

No te podemos asegurar que contesten, pero el hecho es que un espejo es un recurso tan socorrido como seguro a la hora de llenar con estilo un trozo de pared desangelado, dándole nueva vida.

Ya se sabe que los espejos agrandan los espacios, por lo que son indicados para lugares pequeños y oscuros, como las celdas de los banqueros encarcelados.

Hay espejos de muchos formatos, pero nada como un espejo redondo para decorar con autoridad y mucha clase. En cualquier caso y en cualquier formato, un gran espejo siempre va a dominar un gran trozo de pared con clase y autoridad.

Sin olvidar un espejo alargado de cuerpo entero, para colgar de la pared o de la puerta.

Espejos de colgar de cuerpo entero

Motoriza tu pared

Los apliques decorativos de pared son una alternativa moderna y actual a la decoración clásica de paredes. Y muchos de ellos tienen ruedas, e incluso algunos otros, motor. Y no te preocupes, porque el motor es figurado y no te va a llenar de humo de tubo de escape la habitación.

La motorización de las paredes puede incluir coches, motos, aviones, e incluso bicicletas en diversos formatos. O incluso autobuses de inspiración hippie.

Todo sea por hacer deporte, y si no lo haces tú, por lo menos que lo haga la pared.

Móviles y colgantes de fantasía

Los móviles de colgar del techo y de las paredes (no confundir con los móviles que llevamos en la mano todo el día) vienen siendo a la decoración como un Ferrari 250 GTO a los coches: un clásico de toda la vida.

Aunque a veces los tenemos olvidados, pero cuando vemos ejemplos tan bonitos y primorosos como estos ejemplos que os enseñamos, bien merece la pena probar.

Son decoraciones de pared de fantasía, llenas de color, que contienen el 27,5% de la CDDR (cantidad de decoración diaria recomendada) y servirán para rejuvenecer tus paredes. Por lo menos 15 días.

Apliques no motorizados

Hemos hablado de apliques de pared motorizados, pero no sólo de ruedas viven los apliques.

La variedad de decoraciones de pared es ahora más grande que nunca, y podemos aprovechar desde piezas metálicas de gran formato con decoración floral, hasta pequeñas placas con mensaje, pasando por piezas con formas florales y muchas más.

Los acabados van desde conjuntos fabricados únicamente con metal, hasta técnicas mixtas con metal y madera y otras.

Los percheros también son para la pared

Es de Perogrullo, pero un perchero de pared no solamente cumple una función utilitaria, sino que también los podemos usar como meros decoradores, aunque de vez en cuando colguemos alguna cosa en ellos.

Por ejemplo, aquí tenemos un par de percheros que te servirán para decirles a tus visitas, por ejemplo, por dónde se va al baño.

O tenemos también colgadores motorizados y piezas de muchos otros tipos. Un buen perchero, sabiamente escogido puede ser el mejor aliado de tu pared.

Y sin olvidar los relojes…

También es muy socorrido, pero no deberíamos olvidarnos de los relojes de pared. Hay un axioma que nunca falla: allí donde tengas un trozo de pared en el que no sepas qué poner, prueba con un reloj.

Y seguro que aciertas. Lo único que hay que hacer es acertar con el reloj adecuado, ya que existen tantos relojes de pared de tantos estilos diferentes como variedades de peinados en una fiesta de fin de año.

Relojes clásicos, relojes modernos, relojes sencillos, relojes barrocos… simplemente escoge el tipo que combina con tu decoración, apunta y dispara.