En la decoración y en las cosas de casa pasa como en la vida misma: que el diablo está en los detalles.

Porque cuando decoramos prestamos especial atención a lo más gordo: a la pintura de las paredes, a cómo ponemos los suelos, a las alfombras principales, a los muebles grandes, a las grandes cortinas, a la planificación de los espacios…

Y todo eso está muy bien, pero es como pensar que con Humphrey Bogart e Ingrid Bergman ya está resuelto el reparto de Casablanca. Pero la realidad es que sin Peter Lorry la película no sería la misma.

 Y ese es el papel de los actores secundarios, como Manuel Alexandre en Plácido: ser el perejil de las salsas, el aceite lubricante del motor, la guinda del pastel y la argamasa que mantiene unidas las piedras del muro.

Ambiente decoración

Por eso, porque el arroz con leche necesita un toque de canela, la decoración y las cosas de casa necesitan detalles que complementen la decoración principal. Que funcionen como el aceite de la ensalada, dando brillo y sabor.

Por eso vamos a repasar pequeños accesorios de decoración que podríamos definir como actores secundarios, pero que contribuyen de manera decisiva a conseguir ambientes perfectos.

Complementos de decoración para conseguir ambientes perfectos

El felpudo, para empezar

Si empezamos por el principio, todo empieza en la puerta de entrada, con el felpudo.

Por eso es importante que nuestro felpudo sea original, que diga algo, que tenga carácter y personalidad.

Ya quedaron atrás los tiempos de felpudos color culo de mosca y más aburridos que una reunión de la comunidad de vecinos.

¿Por qué no las barras de cortina?

Otro elemento muy importante en la decoración son las cortinas, pero a menudo olvidamos que una bonita barra de cortina, aunque apenas sobresalga, contribuye a realzarla y completar el espacio que ocupa.

Con terminales muy variados y colores y texturas para todos los gustos, una buena barra te garantizará que tus cortinas te queden más sexys que un concierto de Beyoncé.

Detalles también en las paredes

Las paredes nos requieren mucha atención desde el punto de vista decorativo. De hecho, igual que la piel es el órgano más grande del ser humano, la pared es la superficie decorativa de mayor peso en nuestros ambientes.

Pero no solo de los grandes cuadros y piezas de gran formato se compone la decoración de una pared. Hay pequeños espacios que podemos decorar con percheros con encanto, y una amplia variedad de apliques decorativos pensados para decorar a lo grande con pequeñas piezas.

Alfombras auxiliares originales

Las alfombras auxiliares pueden ser otro caballo de batalla.

Si necesitamos una alfombrilla auxiliar podemos ser originales con los atrevidos estampados que encontramos en las alfombras de poliéster.

O colocar en las habitaciones y los baños alfombras con encanto y de vocación acogedora, que no por pequeña o auxiliar una alfombra tiene que dejar de ser bonita.

Plantas artificiales

Las plantas artificiales, ramitos decorativos y centros florales son un recurso imprescindible. Las plantas aportan naturalidad, aunque sean artificiales, valga la paradoja. De hecho, a una casa sin plantas le falta lo sustancial, como una tarta de queso que solo tuviera la base de galleta.

Para decorar con plantas, si no te apetece o no eres capaz de darle a las plantas naturales los cuidados que necesitan, tienes plantas artificiales muy variadas, siempre dispuestas a alegrarte cualquier rincón. Plantas enteras con sus macetas, pequeños ramitos de flores o centros pensados para decorar de manera muy vegetal.

Topes sujetapuertas

Otro pequeño detalle que siempre aporta calidez y un toque hogareño a la decoración son los topes sujetapuertas: figuras que hacen de contrapeso a las puertas para evitar que hagan como los niños, es decir, que armen jaleo moviéndose por libre dando portazos y haciendo ruido.

Algunos sujetapuertas son tan bonitos que incluso si no tienes puertas que golpeen son un recurso para decorar, sin más.

También en el baño

El cuarto de baño también es lugar para dejar detalles de los actores secundarios de la decoración.

Un bonito juego de tocador o una alfombra acogedora que esté diciéndote “písame” son accesorios que contribuyen a completar tu CDBR (cantidad diaria de belleza recomendada).

Sin olvidar que las toallas sabiamente escogidas decoran más el baño que Brad Pitt saliendo de la ducha.

Y todavía más…

Y hay mucho más: por ejemplo, una pequeña mesa auxiliar estratégicamente situada nos llenará un espacio con mucho estilo.

Y una bonita figura vintage vendrá al rescate de un aparador aburrido.

Un humilde salvamantel con diseño y color llenará tu mesa de alegría, y una lámpara de ambiente con cristales de colores te ayudará a crear atmósferas llenas de fantasía.

En resumen, esto es lo que puedes conseguir con los complementos de decoración: los actores secundarios que te ayudan a crear la casa perfecta.