para decorar diferente

Lo convencional se define como lo que uno espera ver dentro de un contexto determinado, y se aplica a aquello que sigue las pautas predefinidas de su entorno.

Por ejemplo, lo convencional es que le mientas a tu suegra: “sí, me encanta la camisa que me regalaste”. O que aplaudas al final del concierto, aunque no te haya gustado.

En cambio, lo no convencional es aquello que se aparta del camino trillado, lo que nos provoca una reacción imprevista, como el final de un buen gag o chupar un limón cuando esperabas una naranja.

Decoración poco convencional, para decorar diferente

Por eso hoy vamos a fijarnos en algunos ejemplos de muebles y accesorios de decoración poco convencionales, como demostración de que muchas veces lo mejor es arriesgarse a decorar de manera diferente y alternativa.

Con ellos te pasará como con Rossy de Palma: no es la cara que esperabas ver, pero al final es la que más te gusta.

Paragüero violonchelo

A ver: quien más quien menos, todo el mundo tiene un paragüero en casa. E incluso teniendo en cuenta la variedad de paragüeros que podemos encontrar en el mercado, tenemos una idea de lo que puede ser un paragüero convencional.

Pues olvida lo que estás pensando, porque este paragüero violonchelo sólo te parecerá convencional si eres el director de la Filarmónica de Viena.

No sabemos si está afinado en Do, en Sí bemol mayor o en Fa sostenido, pero lo que sí sabemos es que piezas como esta van a hacer tu decoración menos convencional que una ronda de chupitos de Cristasol.

El puff rueda de coche

Existen puffs y asientos auxiliares de todo tipo. De hecho, respecto al respetable arte de aposentar nuestras posaderas en diversas superficies está (casi) todo inventado.

Pero no negaréis que si buscas la palabra ‘convencional’ en el diccionario aplicada a cosas de sentarse, este puff con forma de rueda de coche no aparece por ningún lado.

Puffs neumático

“Pues yo no lo veo tan raro”. Vaaale, Fernando Alonso, para ti ya sabemos que es normal. Pero para el resto de los mortales tener como puff un neumático de fórmula 1 es menos convencional que un yogur de sobrasada.

El biombo con estantería, o viceversa

Sí, ya sé lo que estáis pensando: que dentro de las cosas de casa y en la decoración no hay nada más convencional que una estantería.

Y que igualmente, no es tan raro ni tan poco convencional decorar y separar ambientes con biombos, aunque, por cierto, no los aprovechemos como deberíamos.

Pero lo que es poco convencional es esta pieza que es mitad estantería, mitad biombo: algo así como un gallifante, un gatosaurio o un maripopótamo.

Estantería biombo

O sea, un híbrido poco convencional como el grifo (el de la ducha no, el animal mitológico) o el centauro, pero con la ventaja de que el biombo estantería te decora la casa y además te sirve para ordenar cosas.

El paragüero paraguas

Ya que hemos hablado de paragüeros no nos resistimos a poneros este otro: un paragüero tan fiel a sí mismo que ha querido ser  un paraguas. Para ver un caso de empatía mayor tienes que irte a la Madre Teresa.

Seguro que, nuevamente, este no es el paragüero convencional que esperarían tus visitas. Sospechamos que tampoco es el que esperarían tus paraguas, pero como los paraguas no hablan, nunca lo sabremos…

Paragüero dorado

Portavelas para suelo

No es que un portavelas sea en absoluto un accesorio de decoración poco convencional: hemos decorado con portavelas y lámparas de vela de todas las maneras posibles desde que el mundo es mundo.

Pero sin embargo, un mueble auxiliar como este, un portavelas de suelo con lugar para cuatro candeleros de metal con cristales de colores, parece sacado más de alguna lámina de Las mil y una noches que de un hogar moderno.

Portavelas para suelo

Y no debería ser así, ya que no necesitas tener reuniones esotéricas ni hacer ouijas para decorar con una lámpara portavelas de suelo.

Es una pieza original, capaz de dotar a tu salón de un ambiente íntimo y tan poco convencional como una sesión del Consejo de ministros formada por Teletubbies.

Macetero escalera a ninguna parte

Todos en esta vida hemos emprendido alguna vez algún viaje a ninguna parte. Y no vamos a poner ejemplos, que está muy feo.

El caso es que tal vez el diseñador de este macetero escalera se haya inspirado en esa idea, para diseñar una escalera de caracol que no conduce a ningún otro lado que a servir de soporte para macetas o jarrones.

Macetero con escalera

Y es que bien mirado ¿para qué hay que ir a algún lado?

Con lo bien que se está en casa, sobre todo cuando podemos tener hogares bonitos y distintos decorando con muebles auxiliares y accesorios de decoración tan poco convencionales.