Ah, las navidades, qué entrañables. Año tras año llegan a nuestras casas con sus tradiciones y costumbres para reafirmarnos en nuestras convicciones más profundas.

Como por ejemplo, que se vive mejor sin cuñados. O que el número de veces que puedes escuchar Noche de Paz sin que se te desaten tus más bajos instintos asesinos es limitado. Y que el turrón de chocolate está sobrevalorado.

Los regalos y la Navidad, pareja de hecho

Pero no nos vamos a poner cáusticos, que al fin y al cabo la Navidad es muy bonita, por eso nos pasamos once meses deseando que llegue y un mes deseando que acabe.

Y qué decir de los regalos: están tan unidos a las navidades como el IVA a las facturas o como la polémica a los árbitros: son la consecuencia natural, el elemento imprescindible.

Figuras de navidad

Pero pensar qué regalar a nuestros seres queridos o incluso a nuestros familiares es una de las tareas más arduas que puede acometer un ser humano.

Y más en esta época del año en la que tenemos tantas cosas a las que atender como para que aun encima nos rompamos la cabeza con los regalos.

Y además, es que queremos desterrar de nuestras costumbres regaladoras los calcetines para ellos y los fulares para ellas. No es que tengamos nada contra los calcetines, pero ya tenemos los armarios llenos.

Por eso hemos pensado en regalos alternativos hechos con cosas de casa, para tener nuevas ideas para regalar con regalos que nunca fallan.

Cosas de casa: ideas para regalar…

Para frioleros

Si es friolero, lo más indicado es regalarle un viaje al desierto del Kalahari, pero como igual te lo toma a mal porque piensa que quieres verlo lejos, lo mejor es ir a lo seguro: una buena mantita de sofá.

Siempre se acierta: una manta para sofá es un regalo individual, muy personal… y a quién no le gusta arrellanarse apretujado contra la manta, hasta cuando no tienes frío.

Aunque no sólo de mantas viven los frioleros: por ejemplo, una sábana térmica hará las delicias de su sistema linfático, y un cojín cortavientos para las puertas, esos que impiden que pasen las corrientes de aire por debajo de las puertas, también les hará felices.

Para presumidos

Bueno; hay que decir que presumidos somos todos, aunque no lo queramos reconocer. Pero para los que tienen un extra de afición por verse a un espejo, pues qué mejor regalo que un espejo.

Un espejo de aumento para el baño, por ejemplo. O un espejo decorativo para la habitación, o uno grande para el salón. O uno de cuerpo entero, para verse mejor. Para los que les gusta verse nunca hay límites.

Para adolescentes

Uff… qué complicado. Si te resulta difícil pensar qué puede querer un adolescente que quede fuera de la pantalla de su móvil, hay un regalo que nunca falla: un puff.

Dónde sino van a estar mejor que repampingados en un cómodo puff pera, por ejemplo.

Nunca falla para los jóvenes: es alegre, es moderno, es cómodo, es juvenil. Tú solo elige el color, que el adolescente ya se encarga de tirarse encima para continuar mirando el móvil.

Y si quieres que además de sentarse ordene la habitación, entonces que el puff sea también arcón y que tenga un estampado chulo. Y así matamos dos pájaros de un tiro.

Para raritos

Para esas personas que siempre se distiguen por sus gustos fuera de lo trillado (benditos sean) hay muchas opciones de regalar de manera original.

Haz que haga que tu regalo sea diferente. Por ejemplo, si le regalas una lámpara, que sea distinta, como un cactus. Si le regalas algo para decorar la pared, que sea un aplique espectacular.

Si le regalas un asiento, que sea una rueda de fórmula 1. Y si le regalas un atrapasueños, que sea talla XXL. Pero sea lo que sea, que no sea aburrido.

Para moteros

Si le gustan las motos, nada mejor que continuar con el tema. Y gracias a Dios, las dos ruedas nos dan muchas posibilidades para decorar y regalar.

Porque cualquier motero se derrite con motos réplicas de choppers como éstas. O con cuadros de pared con motos saliéndose en 3D. O con decoraciones de pared donde aparcar la moto decorando al mismo tiempo.

Para los que empiezan

Si acaban de poner el piso y están empezando a amueblar, entonces estás de suerte, porque tienes todo por regalar… dependiendo del presupuesto, naturalmente. Pero una casa vacía es un lienzo en blanco para decorar.

Seguro que necesitan una cajonera para la habitación, un carrito para la cocina, o una estantería o cajonera para el baño. Cualquier rincón de la casa es susceptible de recibir regalos en forma de mueble auxiliar, y siempre se agradecen.

… y para todos

¿Te faltan ideas? Todo el mundo tiene una casa, y las cosas de casa son una fuente inagotable de objetos regalables.

Un colgador original. Un adorable tope de puerta. Un cuelga llaves para la pared. Una lámpara. Un paragüero. Y mil cosas más. Por eso te decimos, que en regalos de Navidad, no hay mejor solución que las cosas de casa.