Todo el mundo conoce los biombos, y sin embargo son una de las piezas de mueble auxiliar menos usadas.

Por alguna extraña razón son como el friqui de clase o como un vestido de Lady Gaga: algo interesante y que te gusta pero que nunca te plantearías llevar a tu casa.

Parece que los consideramos como un outsider, como una pieza de ambientes cinematográficos o de espectáculos más que como parte de la decoración de interiores.

Biombo de colores de 5 hojas

Y es un gran error.

Por el contrario, y lejos de esa fama de outsider, el biombo es una pieza de decoración y mobiliario auxiliar que ayuda a mejorar la decoración de la casa del mismo modo que Christopher Walken ayuda a mejorar las pelis en que interviene.

Por eso vamos a explicarte…

todo lo que querías saber sobre los biombos y no te atrevías a preguntar.

¿Para qué sirven?

Decoración + utilidad

Aunque la pregunta tiene truco, porque… ¿realmente tienen que servir para algo? Porque los biombos, como el Scotch Brite, tienen dos caras: la utilitaria y la decorativa.

Y desde este último punto de vista, es decir, para decorar, su mera existencia es suficiente para alegrarnos la vista todos los días y no tener que pedirles nada más. Son un gran lienzo que por el hecho de existir ya justifica su presencia.

Pero los biombos tienen también su lado currante, que no todo va a ser hacer de modelo por la pasarela. Y aunque tengan ese porte elegante y distinguido, cuando se remangan sirven para muchas cosas.

Su vocación principal, para lo que realmente han nacido, es para dividir ambientes y separar espacios. Porque da igual el tamaño de casa que tengas, siempre hay algún momento en el que quieres hacer alguna división. Por ejemplo:

  • Porque quieres sentarte a leer con calma.
  • Porque un enfermo necesita un poco de tranquilidad.
  • Porque simplemente quieres ‘desaparecer’.
  • Para separar camas en dormitorios mútiples.
  • Para que no se vea ese mueble o electrodoméstico viejo o antiestético.
  • O… porque te has enfadado con tu pareja.
Biombo de fantasía

Los biombos, el tabique perfecto

Para eso los biombos son el tabique perfecto, porque es ligero, fácilmente transportable, y sobre todo, sin obras. Quieres un tabique, pues ya lo tienes. Y olvídate de contratistas.

Por eso no hay manera más cómoda de realizar divisiones rápidas y a la medida en nuestro hogar, con la ventaja de que podemos crear divisiones temporales o dejar el biombo en el mismo sitio y crear un espacio reservado permanente.

Biombo de fantasía
Biombo estampado de mandalas

Espacio reservado

Y hay muchos motivos para querer crear un espacio reservado con biombos:

  • Una de las más clásicas es crear un vestidor en el dormitorio. Un lugar reservado donde decidir qué nos ponemos, que eso necesita calma y concentración.
  • O cuando tienes la cocina unida al salón y la quieres separar visualmente.
  • O cuando tienes una zona de estudio o trabajo y la quieres separar de la zona de estar.

También para uso profesional

En ambientes y decoraciones profesionales los biombos son casi obligatorios para conseguir espacios de intimidad. Por ejemplo:

  • En locales y salones de belleza.
  • En despachos profesionales.
  • En salas de atención al público, para separar las mesas.

Además de ser funcionales te ayudan a completar tu proyecto de decoración.

Biombo con orquídeas

Decora con biombos

La gran superficie de la decoración del hogar

Pero basta ya de la parte utilitaria, porque los biombos, por su gran tamaño y visibilidad, vienen siendo a las cosas de casa como las Grandes Superficies al comercio: un ejemplo en gran formato, rotundo y contundente.

Un biombo es como un barco velero, en el que la tela de las velas es más grande que el propio barco. Así, el biombo posee una gran superficie decorativa que sobrepasa a cualquier otra cosa que tengamos en casa.

Biombo grande New York

Color, diseño y fantasía sin compromiso

Por eso son tan importantes: porque nos ofrecen un montón de metros cuadrados en una sola pieza para aplicar nuestras ideas de decoración.

A diferencia de otros complementos de mobiliario y decoración, un biombo no tiene compromisos. Es decir, que no se casa con nadie.

Se parte de un lienzo en blanco y a partir de ahí en función de nuestras querencias decorativas y artísticas buscamos la pieza exacta que coincida con nuestro gusto personal y con el tono de nuestra decoración.

Biombo de 5 hojas estampado

Jugando con los colores, podemos usarlos para reforzar la decoración abundando en los mismos tonos para crear ambientes intensos y uniformes.

O por el contrario podemos utilizar el biombo como fuente de contrastes: colocar biombos claros y tranquilos en decoraciones intensas y oscuras, o usar biombos de colores vivos y rotundos para contrastar con ambientes minimalistas y monocromos.

Biombo estampado de tres hojas

En cuanto a diseño, podemos elegir entre imágenes fotográficas de mil tipos distintos, diseños artísticos inspiradores, composiciones mixtas llenas de originalidad y fantasía…

Hoy en día la oferta y las gamas son muy extensas y existen biombos para cada estilo de decoración.

Ya te guste decorar con estilo clásico, industrial, urbano, moderno, barroco, rococó, minimalista, escandinavo, oriental, étnico, mediterráneo o simplemente con estilo, no tendrás excusa para no encontrar el biombo que case como anillo al dedo con tu ambiente.

Busca la calidad de fabricación y la variedad de tamaños.

Es importante especialmente en los biombos impresos que le pidamos calidad en la impresión. Un buen biombo debe estar impreso con las mejores telas y las mejores tintas, para que los colores sean duraderos y no pierdan brillo ni intensidad con el paso del tiempo.

Biombo con mandalas

Y también tenemos que pedir que vengan en varios anchos para ajustar el tamaño al espacio que necesitamos.

Por ejemplo, una estancia pequeña nos pedirá un biombo de tres hojas mientras que si tenemos un gran salón o dormitorio preferiremos un gran biombo de cinco hojas, que en todo caso podremos ajustar doblándolo más o menos.

Biombo impreso estampado

En resumen: los biombos son los mejores amigos de tu decoración.

Te dan mucho y a cambio, ¿qué te piden? Nada, sólo que los admires de vez en cuando. Es que también tienen su puntito de vanidad. Dales una oportunidad y comprueba lo que pueden hacer por tu casa.