Los nuevos fotomurales de pared han llegado para revolucionar la decoración de las paredes.

Y te preguntarás ¿de qué va esto de los fotomurales? Pues vienen siendo a la decoración de pared lo que la Revolución Francesa al Antiguo Régimen, aunque con la ventaja de que no se le corta la cabeza a nadie.

La paradoja es que los fotomurales, aun siendo revolucionarios, parten de un concepto más simple que un átomo de hidrógeno: trasladar una preciosa imagen de gran formato a tu pared para decorar a lo grande, consiguiendo paredes decoradas a pared completa.

Fotomurales de pared entera

Técnicamente lo definiríamos como un gran trampantojo óptico que provoca el efecto de ruptura de la continuidad visual, agrandando los espacios y creando una ilusión tridimensional.

Aunque para qué os vamos a engañar, la definición correcta es que quedan chulos que te cag**.

En resumen, los fotomurales son una oferta que tu pared no podrá rechazar, y para convencerla no necesitarás cabezas de caballo. Por eso vamos a explicaros…

los 7 secretos de los fotomurales de pared.

1. Diseños de fantasía

Fotomural a pared entera

En cuanto al diseño, los fotomurales son una fuente de creatividad. Los encontrarás más fantásticos que el zumo de unicornio, mas llamativos que un hipopótamo en tanga y más adorables que el perrito de Scottex.

Los paisajes tanto de naturaleza como urbanos sirven para abrir en tu decoración una ventana con vistas al exterior, y eso que te ahorras en viajes y apartamentos en la playa o en Nueva York.

También encontramos diseños basados en creaciones mixtas, que combinan diseños de ordenador con fotografías, o preciosas pinturas salidas de la imaginación y los pinceles de los artistas.

Minimalismo o colores vivos, arte urbano o inspiracion zen, ambientes relajantes o energéticos… la ventaja de los fotomurales es que al partir de un lienzo en blanco no existe más límite a sus diseños que la imaginación, para que encuentres justo lo que encaje con tu estilo.

Fotomural de pared entera

2. Decoración a pared completa

Los fotomurales están diseñados para decorar paredes enteras de lado a lado y de arriba abajo.

Tal vez te parezca una apuesta a doble o nada comparada con la costumbre tradicional de decorar la pared con cuadros.

O igual piensas que es exagerado, pero no lo es en absoluto. Exagerado es por ejemplo cortar el jamón de york con una radial.

Fotomural a pared completa Nueva York

Porque a veces es mejor ser contundentes y llevar un concepto a su máxima expresión que quedarse a media salida, porque quedarse a medias en la decoración es más peligroso que una piraña en un bol de cereales.

Por eso los fotomurales decoran las paredes de manera rotunda, sin medias tintas.

Fotomural de pared completa

3. El efecto tridimensional

Fotomural de pared

El gran efecto visual de los fotomurales consiste en agrandar los espacios y en crear un efecto de tres dimensiones en la pared.

Es tan realista que realmente parece que hemos hecho obras tirando un tabique al exterior, pero sin que entre el viento ni el polvo.

Cuando colocamos paisajes bien urbanos o naturales la impresión de realismo y de amplitud es tal que parece que nuestro salón o habitación ha aumentado su superficie en un montón de metros cuadrados.

Fotomural de pared

4. El termómetro de la temperatura de color

Por su gran superficie visual, los fotomurales son el elemento perfecto para jugar con los colores para complementar nuestra decoración.

Si tu decoración te ha quedado demasiado pálida puedes por ejemplo vitaminarla con una pared colorista y energética.

Fotomural pared completa

O a la inversa: si tienes colores fuertes y poco espacio, un diseño minimalista en tonos claros le supondrá un aporte de oxígeno que rebaje la intensidad del ambiente.

Igualmente con los contrastes de colores, los fotomurales se pueden convertir en el termómetro que defina tu decoración hacia los colores cálidos, fríos, vivos o minimalistas.

5. Adaptables a todas las paredes

Fotomural de pared entera

Los fotomurales se fabrican en varias medidas escaladas, para que encuentres el tamaño que mejor se ajuste a tu espacio disponible.

Pero como en la vida nada es perfecto, puede ser que tengas algunos centímetros de exceso.

Eso no supone ningún problema porque en la colocación puedes cortar fácilmente el exceso con un cúter sin que la composición final se resienta en absoluto.

Fotomurales a toda pared

6. Fácil colocación

Otra de las virtudes de los fotomurales es que nos van a hacer pasar un rato divertido instalándolos. Vienen en rollos de 50 cm de ancho, tantos como sea necesario en función del ancho total.

El motivo de que sea así es que son rollos muy manejables y fáciles de manipular, lo que garantiza el éxito y la facilidad de la colocación.

Fotomural de pared completa

Para colocarlos necesitarás algunos materiales sencillos, como muchas ganas de decorar, un cepillo y una brocha.

Fotomural con graffitis

7. Calidad de impresión y materiales

Fotomural de pared completa paisaje

A diferencia de los vinilos decorativos o de los vinilos de pared, que presentan un acabado frío y excesivamente sintético, los fotomurales deben estar impresos sobre tela para conseguir una textura cálida y agradable al tacto.

Habitualmente las telas del tipo notejido, es decir, sin trenzado entrecruzado, son ideales para los fotomurales porque son un soporte perfecto para acoger las tintas y por su tacto suave.

Una buena calidad de impresión con tintas inodoras que no se deterioren con el tiempo nos asegurará de que tendremos un fotomural que durará indefinidamente con colores vivos y brillantes que no pierdan profundidad con el paso del tiempo.

Igualmente deben estar impresos en alta resolución, para que todos los detalles de las imágenes y fotografías destaquen y se vean como se merecen.

Gran fotomural de pared

Resumiendo: los fotomurales son una apuesta de gran calado para la decoración de pared. Y aunque puedan parecer arriesgados, la recompensa para tu decoración merecerá la pena.