Confirmado: los cactus son la última tendencia en la decoración.

Es que la decoración de una casa es como el fútbol en la tele: un monstruo que nunca descansa y que se renueva constantemente, ofreciendo cada día una nueva versión de sí mismo.

Y para eso necesita inspirarnos con nuevos motivos para que antes de que nos cansemos de ver siempre lo mismo tengamos nuevas ideas y nuevas piezas pensadas para alegrarnos la decoración.

Cojín con diseño de cactus

Porque al fin y al cabo, decorar consiste en alegrarnos el día por las mañanas cuando posamos la vista en nuestra casa. Si tu decoración no te alegra la vista, no lo dudes: ya debes estar pensando en cambiarla.

Constantemente se crean leitmotivs en la decoración, pero no todos prenden. Un leitmotiv decorativo es aquél tema que tiene desarrollo, que permite expresar una idea de mil maneras, con mil materiales y mil puestas en escena distintas.

Y ahí hay que decir que los cactus lo han petado. Desde que los cactus se han apoderado de la decoración se han multiplicado, no sabemos si por esporas o cómo, que tampoco les hemos querido preguntar por intimidades.

¿Por qué nos gustan tanto los cactus?

Es difícil de decir; tal vez porque son blanditos y regordetes. O porque algunos tienen forma de figura humana, con dos brazos. O porque son tan distintos a las plantas tradicionales. Pero el caso es que nos encantan.

Por supuesto que puedes decorar con cactus naturales, y si te gustan te recomendamos el jardín de cactus de Lanzarote, donde podrás llenarte de ideas para crear tu propia plantación.

Pero nosotros vamos a hablar de cactus artificiales, pensados para decorar la casa de mil maneras. Así que vamos ya con

algunas ideas para decorar con cactus

Para sentarse

Puff con cactus

La decoración con cactus nos ofrece una de las maravillas del mundo: poder poner nuestros traseros, con perdón, encima de un cactus sin pincharnos.

Es que los cactus son así, llenos de pinchos. Pero no lo hacen por mal, es su naturaleza.

La ventaja de los cactus de estos puffs que te enseñamos es que no pinchan. Por eso nos podemos sentar descansando nuestras posaderas en blandito, como encima de los puffs y cojines

Aquí radica parte del encanto de la decoración con cactus: el contraste entre la rudeza de lo representado, con sus pinchos, frente a delicadeza y suavidad del accesorio de decoración que ponemos en casa.

Es como disfrutar de una novela de Jane Austen, pero sin la parte de llorar. Quedándonos solo con lo suave y bonito.

Para la pared

Cuadro de desierto de cactus

A la hora de llenar tu casa de cactus, las paredes pueden ser un lugar tan bueno como cualquier otro para decorar.

Un cuadro del desierto lleno de cactus es perfecto por ejemplo si vives en el norte, donde no para de llover y te apetece de vez en cuando ver terreno seco.

Pero seas del norte o del sur,  en cualquier clima un cactus te va a poner divina la pared.

Aquí te presentamos un cuadro de cristal templado y un óleo a cuál más bonito, porque los cactus son plásticos y fotogénicos.

Les pasa como a Scarlett Johansson, que siempre se las arreglan para salir bien en las fotos.

Cuadro con cactus

Para las mesas y aparadores

Jardín de cactus de resina

Te estamos hablando de decorar con cactus y tal vez estás pensando: “decorar con cactus… ¿con qué objeto?” Pues por ejemplo, con este: un centro de resina con un jardín de cactus. Un precioso objeto decorativo.

Bromas aparte, encontramos figuras decorativas en forma de cactus hechas con fibra de vidrio, de metal, de tela, plástico y un montón de materiales más.

Un ejemplo de objeto fabricado con fibra de vidrio es esta lámpara cactus, pensada para dar luz de ambiente cálida, acogedora y sin pinchos.

Y si no queremos iluminar, una maceta con su cactus artificial, tanto de resina o fibra de vidrio como de tela y plástico quedará divina encima de la mesa o del aparador.

Lámpara cactus

Para el suelo

Paragüero con cactus

Los suelos están encantados de acoger a los cactus. Al fin y al cabo, los cactus nacen del suelo, así que allí están en su elemento.

De modo que sin ir más lejos un paragüero es un motivo perfecto para decorar con cactus, por ejemplo.

Los puffs, tanto blandos como rígidos con arcón también son carne de decoración de cactus, como ya te enseñamos antes.

Los topes para sujetar puertas también son dominio de los cactus.

Son figuras de tela muy decorativas que se rellenan de arena para que pesen y se queden junto a las puertas, montando guardia e impidiendo que se muevan y den portazo.

Sí, es un trabajo un poco aburrido, pero al fin y al cabo los cactus tampoco tienen gran cosa que hacer. Y de paso, decoran como nadie.

Topes sujetapuertas

Y para toda la casa

Cortina de ducha cactus

Con la cactusmanía decorativa, ninguna parte de la casa está a salvo de cactus. Felizmente, como no pinchan, no hay que regarlos y además no se marchitan, no hay problema.

El baño también quiere cactus, como por ejemplo esta cortina de baño estampada con cactus en la que, el día que te aburras en la ducha te podrás entretener contando cactus. Y si pierdes la cuenta, vuelve a empezar.

Figuras decorativas, cojines, puffs, macetas completas, cuadros, portafotos de pared, apliques decorativos… la lista de complementos decorativos para decorar con cactus es interminable.

Por eso decimos que la decoración con cactus es tendencia, y está aquí para quedarse una larga temporada. Lo único que necesitan para prosperar en tu ecosistema decorativo es que los mimes un poco y que escojas el cactus adecuado para cada lugar y ambiente.

Alfombra bambú con planta