Vamos a hablar de alfombras de exterior, lo que nos recuerda que aunque han tardado, la primavera, el verano y el calor ya están aquí, y con ellos algunos de los movimientos migratorios más importantes del planeta. A saber:

  • La migración de los ñus en la sabana del Serengueti,
  • La migración de los góticos a las brumosas tierras del norte,
  • La migración de las alfombras al exterior.
Alfombra de plástico reciclado

Esta última es la que nos interesa porque en el fondo, los exteriores, es decir, los jardines, piscinas, porches, terrazas y demás espacios abiertos son como tú y como yo.

Es decir, que siempre se están preguntando: ¿y qué me pongo?

Por eso queremos hablaros de las alfombras de exterior: cuáles son los tipos que existen y cuáles son las más apropiadas para elegir.

Requisitos para una alfombra de exterior

Los requisitos fundamentales que le vamos a pedir a una alfombra de exterior son los siguientes:

  • Deben resistir el sol directo
  • Deben resistir el agua
  • Deben ser lisas, finas y sin pelo
  • Deben poder limpiarse con facilidad

Por tanto, deben estar fabricadas con fibras que no pierdan color y no se deterioren; con trenzados impermeables en los que no penetren los líquidos; no deben tener huecos que puedan acumular suciedad ni albergar ecosistemas, y por último y como resumen de todo lo anterior:

deben ser prácticas ante todo.

Jardín
Tampoco tienes que tener un jardín como este para poner alfombras de exterior

Eso sí: hay que tener en cuenta que el requisito previo para poder poner una alfombra en la piscina o el jardín es tener piscina o jardín. No lo intentes si no es así. Y si aún no lo tienes, no tires la toalla: tarde o temprano lo conseguirás.

Tipos de alfombras de exterior

Las alfombras de exterior son como ET, porque para ellas el exterior es su casa. Afortunadamente son bastantes más bonitas que el bicho, aunque como vamos a ver el rendimiento de algunas de ellas es casi extraterrestre.

Vamos a analizarlas por tipos.

Intemperie frente a espacios semiabiertos

El espacio que queramos decorar con alfombras de exterior puede ser abierto o semiabierto, y es una distinción muy importante.

Porque que reciba sol permanente o que esté bajo techado,  que esté a merced de la lluvia o que esté bajo cubierta definirá la decisión sobre la alfombra.

Jardín sin alfombra
Esta carretilla está pidiendo a gritos una alfombra para hacer un picnic a su lado

Hay alfombras de exterior indicadas para la intemperie al 100% mientras que otras son aptas para exteriores cubiertos como terrazas o porches, por ejemplo. Exterior ma non troppo, para entendernos.

También puede ser que las uses de manera esporádica trasladando alfombras del interior, con lo que nos interesa que además también se vean cálidas y que luzcan dentro de casa.

1.

Alfombras de plástico:
les gusta el aire libre

Las alfombras de plástico reciclado son una de las soluciones más ecológicas para alfombrar exteriores.

Están fabricadas reciclando plásticos como por ejemplo los envases de PET, que de otra manera acabarían en los vertederos, para crear alfombras ligeras que cumplen todos los requisitos para hacer unas estupendas alfombras de exterior.

Son reversibles, de modo que con darle la vuelta tienes alfombra nueva, con otro dibujo y multiplicas las posibilidades de uso.

Alfombra reciclada de exterior

Resisten al sol, al agua y a la intemperie al 100%, ya que su trenzado de plástico es completamente impermeable y sus fibras se han tratado para no decolorarse con los rayos del sol.

Su ligereza les permite moverlas con facilidad tanto para trasladarlas de un sitio a otro como para limpiarlas.

Y hablando de la limpieza, esta alfombra también tiene una puntuación de 5 estrellas, ya que para dejarla como nueva no hace falta más que una fregona o directamente una manguera.

Resumen de las alfombras de plástico para exterior

  • Facilidad de limpieza: máxima
  • Resistencia a la intemperie a cielo abierto: máxima, incluso al lado de piscinas
  • Resistencia al exterior bajo cubierta: máxima
  • Versatilidad para uso también en interior: máxima

2.

Alfombras de vinilo:
la intemperie más extrema

Las alfombras vinílicas son las reinas del exterior. Exterior sin compromisos, llueva, truene o caigan chuzos de punta.

Son alfombras hechas con trenzado de fibras sintéticas, habitualmente de PVC o polipropileno, que se caracterizan por tener una extraordinaria resistencia a la abrasión, a la luz y a la intemperie.

Con fibras completamente impermeables y resistentes a la luz y a los elementos, se pueden mojar, recibir el sol y salir vivas. De hecho, te resistirán más temporadas que Los Simpson.

Alfombras de vinilo

Es obvio que la limpieza es uno de los aspectos fundamentales de las alfombras de exterior, que ya sabemos que no nos van a durar hechas un pincel durante mucho tiempo.

Y las alfombras de vinilo se pueden limpiar con cualquier cosa, incluida fregona o manguera, por ejemplo. La base es de goma, con lo cual todo en la alfombra es impermeable.

Resumen de las alfombras vinílicas para exterior

  • Facilidad de limpieza: máxima
  • Resistencia a la intemperie a cielo abierto: máxima, incluso al lado de piscinas
  • Resistencia al exterior bajo cubierta: máxima
  • Versatilidad para uso también en interior: máxima

3.

Alfombras de polipropileno:
un buen equilibrio

El polipropileno es un material sintético que se puede trenzar en hilos finísimos con los que se pueden confeccionar tejidos y alfombras con un tacto y apariencia que no tienen nada que envidiar a muchos tejidos orgánicos.

El hilo es impermeable, más incapaz de absorber el agua que un concursante de First Dates de no meter la pata en la primera cita.

Eso significa que el trenzado no se pudre ni se deteriora y que para la limpieza se puede emplear agua y detergente si hace falta para que la alfombra quede como nueva.

Alfombra reversible de fibra

Como son alfombras con trenzado compacto e hilo fino, de todos modos no son indicadas para la exposición permanente o para mojarse constantemente, pero son excelentes alfombras de exterior para estar bajo cubierto o a cielo abierto por temporadas.

Además son reversibles con diseños que cambian por cada cara, lo que aumenta sus posibilidades de uso.

Resumen de las alfombras de polipropileno para exterior

  • Facilidad de limpieza: muy buena
  • Resistencia a la intemperie a cielo abierto: buena, aunque no permanente
  • Resistencia al exterior bajo cubierta: muy buena
  • Versatilidad para uso también en interior: máxima

4.

Alfombras de bambú:
el comodín

Como las alfombras de bambú son de madera, no hay nada más natural que tener una alfombra de madera en exteriores.

El bambú como material se lleva muy bien con el agua, pero si hablamos de colocarlas en exterior a cielo abierto aguantando lluvia y agua no son indicadas ya que con el tiempo acabarían por deteriorarse, tanto la madera como el reverso de tela.

Pero en terrazas cubiertas o porches protegidos una alfombra de bambú se ve muy natural y aguantará en ambientes semiabiertos mucho más tiempo del que piensas.

Alfombra de bambú natural

Podrá ocurrir que con el tiempo pierda algo de brillo y algo de color especialmente si le da el sol directo, pero para cuando toque cambiarla no te pesará, ya que son muy baratas y el tiempo de uso te habrá compensado con creces.

No las podrás limpiar con manguera pero sí con escoba, paño o fregona húmeda.

Resumen de las alfombras de bambú para exterior

  • Facilidad de limpieza: muy buena
  • Resistencia a la intemperie a cielo abierto: poca
  • Resistencia al exterior bajo cubierta: aceptable
  • Versatilidad para uso también en interior: máxima

En suma: revisa tus necesidades, el espacio que quieres alfombrar y tus variables de uso e intemperie pero no lo dudes: hay una alfombra de exterior para cada necesidad.