Parece pero no es: en estos tiempos de fake news ya sabemos que hay cosas que no son lo que parecen. Y la decoración del hogar no es una excepción.

Por eso hoy vamos a hablar de complementos de decoración que de una forma o de otra no son lo que parecen.

Trampantojos de la realidad, antigüedades de la semana pasada o imitaciones de la vida misma, conviene tomárselas muy en serio, porque estas cosas de casa nos ayudan a decorar y a conseguir efectos sorprendentes en nuestra decoración.

Decoración vintage

Y es que hoy en día lo que llamamos realidad tiene muchas caras. Porque vemos personas que parecen futbolistas pero que en realidad son vedettes; otras que parecen serias pero en realidad son políticos. Vemos informativos que desinforman, leemos libros sin contenido y en la tele vemos anuncios que rellenan con programas.

También tenemos café sin cafeína, cerveza sin alcohol, pan sin gluten, queso sin lactosa y chistes sin gracia, de modo que tenemos que asumir que vivimos, para bien o para mal, en la era de las cosas que no son lo que parecen.

Pero como todo tiene su lado bueno, vamos a repasar algunos complementos de decoración y…

cosas de casa que no son lo que parecen

y lo que pueden hacer por tu decoración.

1. Antigüedades de la semana pasada

Antes las antigüedades estaban en los museos o en las casas de la gente rica. Ahora, los que somos ricos en otras cualidades y no en dinero (en belleza, sí, lo has adivinado) podemos tener la ilusión de tener una antigüedad en casa, aunque en realidad se haya fabricado la semana pasada.

Eso se manifiesta especialmente en los muebles auxiliares y complementos de decoración de estilo vintage, que hacen de la fabricación de piezas de estilo envejecido un arte de imitación o fingimiento solo superado por Neymar revolcándose en el suelo.

Figura de caballo de madera

Piezas de mobiliario auxiliar que parecen sacadas de una mansión de una novela de Jane Austen, reproducciones de figuras decorativas que pareden recién salidas de un museo, apliques de pared o rosetas que hubieran lucido en la mismísima Acrópolis…

Si te gusta la decoración estilo vintage o clásico hoy en día tenemos mil y una piezas que te permitirán hacer de tu casa una sucursal del Museo Británico, pero sin turistas. Y eso que ganas.

2. Muebles auxiliares con formas originales

Como pasa con las personas, hay muebles auxiliares aburridos y muebles divertidos. Muebles auxiliares clásicos y otros que han decidido explorar los límites de la decoración con espíritu inconformista y rompedor.

Son muebles auxiliares que un día decidieron liarse la manta a la cabeza y salirse del camino trillado.

Como los polos de rayas, el salto base o la música de Shostakóvich, no son para todo el mundo, pero ofrecen grandes recompensas decorativas a quien se atreva a probarlos.

Violonchelos que son paragüeros, televisiones vintage que son aparadores, furgonetas que son mueble bar

Si te parece un estilo de decoración que no te encajaría solo te decimos que decorar con complementos de decoración y cosas de casa atrevidas como éstas es como rascarse: una vez empiezas ya vas hasta el final.

3. Fotomurales de pared

El trampantojo es (citamos a la RAE) “trampa o ilusión con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es.”

Diréis: “pero eso es lo que hacen todos los días en los informativos”. Vaaale, pero nosotros nos referimos al trampantojo aplicado a la decoración.

Porque los fotomurales de pared son una variante del noble arte de crear ilusión, pero no porque te hagan pensar que te va a tocar la lotería, sino porque ante tus ojos se despliega una ilusión óptica de tal calibre que para conseguirla de otro modo tendrías que recurrir a sustancias ilegales.

Decoración de pared 3D

Paredes enteras que se abren en tres dimensiones con imágenes de paisajes, composiciones 3D, texturas de materiales diversos, todo ello enfocado a que las dimensiones euclidianas presenten su dimisión y tomen el mando las dimensiones decorativas de los fotomurales de pared.

Lo mejor es que hay composiciones de todo tipo, aptas incluso para decoraciones tranquilas y convencionales. No te quepa duda: los fotomurales de pared son un recurso decorativo por explotar.

4. Tejidos fotorrealistas

Hoy en día las técnicas de impresión en día en telas y todo tipo de materiales han dado un salto adelante más grande que la cotización de Mbappé después del mundial.

Eso nos permite tener todo tipo de complementos de decoración con telas y estampados a cuál más sorprendente.

Puffs que se convierten en autobuses, rodajas de frutas que son en realidad cojines de silla, troncos de árbol que súbitamente adquieren la condición de taburete, cojín, tope de puerta o cualquier otra cosa…

Cojines estampados originales de silla

Hoy en día te puedes sentar en un cactus sin que te preocupe pincharte, porque en realidad es un puff. O tener una mesa que parece una geoda pero que en realidad es de madera. O guardar la ropa en un tronco que en realidad es un pongotodo.

O colocar las toallas en una escalera que no va a ninguna parte, porque se queda en la pared.

Son mil y una maneras de engañar a todos los sentidos menos al que realmente importa: el sentido decorativo de la vida. Es que ya lo dijo Schopenhauer. Bueno, a lo mejor no lo dijo, pero lo pensó. Eso seguro.

5. Plantas de todas las formas

Las plantas son uno de los elementos que los complementos de decoración usan con profusión. Porque nos encanta tenerlas en nuestra decoración.

Las plantas artificiales han servido para decorar nuestras casas desde tiempo de los romanos, y hoy en día se hacen con un realismo tal y con tal perfección de estilismo y fabricación que rivalizan con las naturales.

Flor artificial de foam

La decoración con cactus reina en nuestros días con una variedad de acabados capaz de agotar al mismísimo Atlas, el que llevaba el mundo sobre sus hombros. Tenemos cactus decorativos de tela, cactus de metal, de madera… menos de cactus, de lo que quieras.

Tenemos plantas de foam que generan flores con formas que ya hubieran querido para los decorados de La Tienda de los Horrores. Y si hace falta, las plantas se hacen lámparas como este precioso cactus lámpara.

Ya ves que en la decoración, como en la vida, las cosas no son lo que parecen. Y en este caso podemos decir: afortunadamente.