Guía: cómo distinguir los diferentes tipos de alfombras vinílicas

Hablamos con frecuencia en este blog de las alfombras vinílicas, pero muchas veces nos consultáis porque veis que se califica como vinílicas a alfombras muy diversas y no tenéis claro las diferencias o similitudes entre ellas. Por eso en este post vamos a intentar explicaros de forma sencilla los diferentes tipos, apariencias y acabados de las alfombras vinílicas.

Es que las alfombras vinílicas son, si nos perdonáis el ejemplo, como los huevos. Los de comer, decimos. Porque un mismo huevo lo puedes hacer frito, al plato, revuelto, pochado, en tortilla o pasado por agua. Y cada plato no se parece al anterior pero al fin y al cabo sigue siendo un huevo.

¡Pues al vinilo le pasa lo mismo! Así que vamos a precisar…

¿De qué hablamos cuando hablamos de vinilo?

Aunque están hechas con el mismo material que los viejos elepés, estas alfombras no suenan ni funcionan en el tocadiscos.

Se llaman coloquialmente alfombras vinílicas a las alfombras que reúnen una serie de características comunes. Como:

  • Fabricación con material sintético
  • Impermeabilidad
  • Resistencia al uso intensivo
  • Limpieza con agua
  • Alfombras aptas para el exterior
Tipos de alfombras vinílicas

Reciben también otros nombres, como Teplon y otras denominaciones que no indican más que una determinada marca comercial pero que no afectan al tipo o calidad de alfombra.

Respecto a la composición, las alfombras vinílicas están hechas sobre todo de polipropileno o PVC (policloruro de vinilo). En cualquier caso no nos interesan ahora los detalles químicos, sino averiguar por qué hay alfombras vinílicas tan diferentes entre sí que puedan recibir el mismo nombre.

Alfombras vinílicas por tipo de confección

Termoselladas

Las alfombras vinílicas termoselladas son realmente la revolución de las alfombras: se fabrican con una capa de fibras vinilicas trenzadas que va termosellada (por termosellado queremos decir unión permanente mediante calor) con una base o reverso de goma también vinilica.

El hecho de ser termoselladas significa que el resultado es una única capa compacta, que apenas levanta del suelo 3 mm, que se adapta al suelo y no se mueve, que evita resbalones y tropezones y que no acumula polvo. Por tanto, es la auténtica alfombra todoterreno, especialmente indicada para personas con asma o alergias.

En capas

Las alfombras de vinilo en capas constan de una capa de vinilo en fibras trenzadas que se coloca encima de otra capa de goma o caucho que hace de reverso antideslizante. Ese “sandwich” se une por una cenefa de tela.

Estas alfombras son muy resistentes aunque su vida tiene la limitación de la tela de la cenefa, que aunque es muy resistente no lo es tanto como la propia alfombra.

Son ligeramente más gruesas que las demás, aunque estamos hablando de diferencias muy pequeñas. Como el resto de alfombras vinílicas, se limpian con aspiradora o paño humedo con jabón neutro, sirven para interior y exterior y son altamente recomendadas para un uso intensivo.

En plancha (vinilo impreso)

Las alfombras vinílicas impresas son una lámina de vinilo lisa (aunque lo suficientemente rugosa para que no se resbale) en una sola capa, que además va impresa con diseños y estampados variados.

Se trata de la alfombra mas fina de vinilo que existe (1 mm). Los diseños más extendidos son los hidráulicos, pero hay muchos más.

Alfombra de vinilo de cocina

Estas alfombras gozan de las mismas características que las anteriores: sirven para interior y exterior, son anti resbalones, no se mueven y se quedan completamente pegadas al suelo. Son antibacterianas, no acumulan polvo y se limpian con aspiradora o una fregona escurrida.

Por su practicidad y diseños estampados y coloridos son muy indicadas y alegres para cocinas, comedores, terrazas…

Tejidas (polipropileno)

Las alfombras de polipropileno o alfombras vinílicas tejidas son las que menos aspecto de alfombra de vinilo tienen; de hecho es que no lo parecen. Porque el tejido de polipropileno no está formado por fibras gruesas sino por un hilo tan fino como cualquier confección textil de lana o algodón, con la que se tejen alfombras vinílicas del mismo modo que las alfombras convencionales.

La única diferencia es que el tacto no es tan suave como las de tejido orgánico, pero esto lo suple con una resistencia y facilidad de limpieza que gana por goleada a las alfombras orgánicas. Así pues, tienen lo mejor de los dos mundos.

Aunque en general todas las alfombras vinílicas valen para cualquier sitio de la casa, estas junto con las termoselladas son las más indicadas para salones, habitaciones y exteriores.

Alfombras vinílicas por fabricación

Alfombras de medidas estándar

Como cualquier tipo de alfombras, las vinílicas se pueden encontrar en multitud de medidas estándar. Por ejemplo, las termoselladas podemos encontrarlas confeccionadas a máquina a gran escala en unas cuantas medidas estándar y con una gama de colores relativamente limitada para abaratar costes, aunque manteniendo una alta calidad.

En este caso, si podemos adaptarnos a esas medidas y los colores disponibles nos sirven, nos ahorraremos un buen dinero eligiendo esta opción.

Alfombra vinílica impresa

Alfombras vinílicas hechas a medida

Si lo anterior no fuera posible porque necesitamos unas medidas muy concretas o cubrir una superficie grande por ejemplo, podemos irnos a la confección a medida, lo cual no suele ser posible con otros tipos de alfombras, pero sí lo es con las termoselladas y de polipropileno, por ejemplo.

Las alfombras de vinilo a medida están realizadas, en el caso de las termoselladas, con vinilos de altísima calidad elaborados habitualmente en la Unión Europea y cortadas a mano en varias fábricas europeas con unos controles de calidad muy pero que muy exigentes para que el resultado roce la perfección.

Las uniones que lleven en la cenefa se sueldan y termosellan a mano para unirla al cuerpo central y se refuerzan con cintas adhesivas extra fuertes por el reverso que aseguran las uniones.

También pueden realizarse con forma redonda o con cualquier forma que se nos antoje. Evidentemente, al ser un producto realizado a mano y a medida, los costes son mas elevados pero el producto será absolutamente personalizado y lo difícil será elegir un color o unos colores para combinar entre los casi 70 disponibles.

Incluso es posible hoy en día componer una alfombra personalizada mediante corte y pegado de formas definidas o mediante impresión de un diseño sobre vinilo blanco, ya sea un dibujo, cuadro o foto. Estas impresiones se hacen con tintas de alta calidad que garantizan un resultado duradero.

Otros datos sobre alfombras vinílicas

Aunque en este blog tenéis varios artículos sobre estas alfombras (al final del post tenéis algunos otros posts para ampliar información) os dejamos algunos apuntes más sobre estas alfombras.

Su limpieza es más simple que el mapa del estado de Colorado, porque no requieren más que una aspiradora para el día a día y una fregona con agua bien escurrida y si es necesario algo de jabón neutro para la limpieza extra.

Son altamente resistentes al roce y a la abrasión, por lo que se recomiendan para zonas de mucho uso como comercios, lugares públicos, o zonas de casa con mucho paso o desgaste como cocinas, pasillos, sillas con ruedas en despachos, consultas, habitaciones de estudio, etc.

Y sin duda de que son las alfombras de referencia allí donde haya personas con problemas de movilidad, tanto en casas particulares como residencias para la tercera edad, por ejemplo, ya que minimizan el riesgo de tropiezos y caídas.

Para las guarderías y colegios también son las más aconsejables ya que lo aguantan todo, incluidas jaurías de angelitos desenfrenados. Y pueden ir también al exterior en terrazas y piscinas por ejemplo.

Estas alfombras pueden ir sobre cualquier tipo de suelo: barro, parquet, cerámica, tarima… solo cuando el suelo de madera se combine con la calefacción radiante bajo la madera, no será recomendable este tipo de alfombras ya que el vinilo propiciaría la condensación entre la madera y la alfombra. Pero si este tipo de calefacción está instalada en un suelo cerámico no habrá ningún problema para el uso de una alfombra de vinilo termosellada sobre él.

Las alfombras vinílicas termoselladas de un solo color o al corte tienen una ventaja añadida y es que se pueden cortar fácilmente en caso de necesitar adaptarla a una columna, la pata de un armario que no se puede mover o si simplemente nos hemos cansado de ella pero la queremos aprovechar para una terraza mas pequeña por ejemplo.

Simplemente se dan la vuelta y se cortan con una regla y un cúter afilado con la forma que queramos sin que se deshilachen por los lados cortados.

Deja un comentario

Doy mi consentimiento para el tratamiento de la información solicitada y acepto la Política de privacidad.

Responsable del tratamiento: latiendawapa C. B. E27804285. Finalidad: gestionar tus comentarios. Legitimación: consentimiento. Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: acceso, rectificación, portabilidad, olvido. Contacto: en blog[arroba]latiendawapa.com. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.