Alfombras a medida: guía de tipos y texturas

Hay muchos motivos por los que podemos necesitar una alfombra nueva (y también por los que debería ser una alfombra a medida).

Porque tenemos que decorar una habitación nueva, porque nos hemos aburrido de la alfombra anterior, porque llevamos un buen rato mirando de reojo a la que ya tenemos y no somos capaces de acordarnos de su color original, cuando la compramos y era nuevecita y tenía toda la vida por delante… es que no somos nadie.

También porque en su momento nos equivocamos con la medida de la alfombra. Y es que equivocarse con la medida de la alfombra es como comprar un billete de avión para Bali y aterrizar en la tundra siberiana. Un lapsus que te deja una cara como un cocodrilo cuando falla el ataque al ñú.

Alfombra a medida lisa

Por eso cuando empezamos a darle vueltas a la idea de comprar una alfombra nueva empieza el lío. Porque hay que tomar dos decisiones básicas: las medidas y el tipo de alfombra. Y esto ya da casi para media vida.

Si la medida de la alfombra es la clave, porque las medidas estándar no satisfacen la necesidad que tenemos, está claro que las alfombras a medida son la única solución. Además hoy en día una solución fácil y relativamente económica para confeccionar alfombras al centímetro exacto, ni uno más ni uno menos.

Respecto a las medidas tenéis un estupendo post en el que os hablamos de cómo elegir la medida de la alfombra y no morir en el intento.

Alfombra a medida de pelo

En cuanto al tipo, material y textura de la alfombra a medida vamos a intentar poneros un poco de orden. Porque una vez elegida la medida nos pueden asaltar muchas dudas respecto a la alfombra a medida ideal.

Alfombras a medida: materiales

Hay casi tantos tipos de alfombras como modelos de sombreros en las carreras de caballos de Ascott.

Hay alfombras de fibras naturales como lana, algodón, yute, sisal, bambú o vete tú a saber cualquier otra cosa que la naturaleza nos preste para hacer una alfombra natural, y luego tenemos las alfombras de fibras sintéticas tipo poliéster, acrílicas, polipropileno o vinilo.

La mayoría de alfombras a medida que podemos encontrar pertenecen a la categoría de alfombras sintéticas, ya que las alfombras naturales se trenzan en su mayoría en medidas estándar y hacerlas a medida conllevaría precios prohibitivos, al margen de otras dificultades de producción.

No obstante, encontraremos estupendas alfombras de lana, por ejemplo, hechas a la medida.

Alfombra vinílica a medida

A medida, sí; cálidas y acogedoras, también

Pero eso no supone ningún problema si quieres tener alfombras con un aspecto o golpe de vista muy cálido y natural, ya que los materiales sintéticos de hoy permiten fabricar alfombras a medida con una naturalidad prácticamente indistinguibles de las alfombras orgánicas.

A medida podemos encontrar alfombras a medida de pelo corto, medio, largo, con hilos finos, intermedios o gruesos, con trenzados muy tupidos o menos, es decir con mas o menos concentración de nudos o hilos por m2 y con remates y reversos diversos.

También está la gama de alfombras a medida de polipropileno trenzado y vinilo tejido y termosellado para dar un acabado impermeable, trotero y súper resistente, válido para interior y exterior.

O alfombras a medida de tejidos en finos hilos que se asemejan a materiales naturales como el yute o sisal por ejemplo pero sin los inconvenientes y exigencias que tienen estos materiales en cuanto a limpieza, por no hablar de lo mucho más resistentes y duraderas que son las alfombras sintéticas.

Alfombra a medida con pelo

Categorías de alfombras a medida

Alfombras a medida de vinilo tejido

La facilidad de corte y tratamiento de las alfombras vinílicas hacen que sean las reinas de las alfombras a medida, porque se pueden realizar con múltiples colores, texturas, e incluso hacer cortes en cualquier parte para salvar columnas o dar formas específicas.

Alfombras de vinilo tejido o trenzado, que aportan textura cálida y acogedora.

Son impermeables y estancas con lo que hacen también unas estupendas alfombras a medida para exterior.

Y por su alta resistencia al uso intensivo son indicadas además de para hogares, para uso público en oficinas, locales y organismos públicos.

Alfombra vinílica

Alfombras a medida con pelo

Si lo que queremos es una alfombra más clásica, mullida y con pelo, también es posible cortar alfombras de hilo a la medida, con diferentes texturas, densidades y colores. Y también son fáciles de mantener y limpiar.

Pelo largo, corto, más o menos compacto, con brillo, mate, liso, rizado, con cuerpo grueso o fino… la variedad de alfombras con pelo a la medida es apabullante.

Es la solución más extendida porque hay colores, texturas y variedades para cada necesidad, tanto en el hogar como en la oficina y el local comercial.

Alfombra de polipropileno con pelo

Alfombras a medida de nudo, sin pelo

Las alfombras a medida sin pelo, con superficie lisa o con nudo más o menos grueso son otros de los tipos más amplios para hacer a medida.

Particularmente este tipo es patrimonio de las alfombras de polipropileno, que son similares por material a las vinílicas, solo que su apariencia y textura imita a los tejidos orgánicos tipo yute, sisal y similares.

La diferencia es una duración y resistencia mucho mayor, y por mucho menos precio. Por eso son, junto con las vinílicas, las más indicadas para exterior.

Alfombra a medida polipropileno

Alfombras a medida para pasillo

Pocos lugares como el pasillo demandan alfombras específicas, ya que cada uno tiene su propia longitud y sus propios requerimientos.

Un pasillo necesita alfombras robustas y resistentes, de nudo o bien con pelo corto y compacto, fácil de limpiar e inmune al trato duro.

Alfombra a medida pasillos

Alfombras a medida de lana

Aunque la mayoría de alfombras a medida son sintéticas, las alfombras de lana son un clásico en este tipo de alfombras, y está en catálogo permanentemente.

Aunque su mantenimiento es más delicado que las alfombras sintéticas las alfombras de lana ofrecen una sensación de naturalidad y calidez que las hace insustituibles. De ahí que siempre habrá una alfombra de lana a la medida para cualquier necesidad.

Alfombra a medida lana

Otras cuestiones a tener en cuenta

Písala, písala

La pisada de una alfombra es uno de los elementos más importantes a la hora de elegir. Podríamos pensar que preferimos siempre acabados mullidos y gustosos al pie descalzo, pero todo depende del uso y del lugar de colocación.

Por ejemplo, tal vez querramos una alfombra de pisada acolchada en la zona del sofá o al lado de la cama, pero las alfombras del recibidor o de un lugar de trabajo tal vez nos pidan alfombras más lisas y planas.

Lo cual no quiere decir que sean frías al tacto o pisado, ya que lo que importa es que el tacto con el pie al pisar, tanto con el pie descalzo como con zapatos o zapatillas sea una sensación placentera con independencia del lugar u ocasión.

Alfombra a medida con pelo

Por ejemplo, haría muy raro encontrarnos una alfombra de hilo denso y mullido en el despacho de un abogado o en la cocina: ese entorno nos pide una alfombra lisa y rígida.

De ahí que digamos que cada lugar tiene su requerimiento sobre la pisada, y otro tanto de lo mismo se aplica al golpe de vista y aspecto general.


Pero… hay que limpiarlas

La facilidad de limpieza es otra de las claves a la hora de elegir una alfombra a la medida (o cualquier otra alfombra), ya que no queremos hacernos esclavos de las alfombras, sino al contrario: que nos decoren y alegren la vista sin estar pendientes de ellas.

Aunque es inevitable hasta cierto punto que se manchen las alfombras, y aunque por mucho cuidado que pongamos nosotros siempre habrá quien no lo ponga (y no miramos a nadie, ¿eh?) tener una alfombra fácil de limpiar es un plus que nos ahorrará tiempo y problemas.

Sin duda las alfombras a medida lisas y sin pelo tienen ventaja en este apartado, con las alfombras de vinilo destacadas como las más fáciles de limpiar.

Alfombra a medida lavable

Pero las alfombras de hilo también se limpian bien si el material del que están hechas es sintético o de polipropileno. Este es un hilado impermeable que no absorbe los líquidos y que admite limpieza con un paño húmedo con jabón neutro.

La limpieza es un apartado importante para valorar el precio ya que una alfombra que tengamos que limpiar en tintorería tiene un coste de mantenimiento superior a una alfombra que podemos lavar en la lavadora o que podemos limpiar con una fregona o paño húmedo tranquilamente.


¿Y el precio?

Y claro, llegados a este punto, hay que pensar en el punto final (que suele ser a veces el decisivo) que es el precio de las alfombras a medida.

Hay que tener en cuenta que hay materiales que si bien tienen un precio algo más elevado en comparación con otros, probablemente nos permitirán conservar la misma alfombra durante mas tiempo.

Es decir, que hay materiales con una vida mas larga que otros y esto hay que valorarlo en el precio final. No importa tanto el precio como la relación calidad-duración-coste.

Alfombra de pelo largo

El proceso de fabricación y los remates

Y es que el desarrollo industrial en el campo de las alfombras a medida ha llegado a tal punto que hoy día comprar una alfombra a medida ya no tiene nada que ver con lo que era antes, que cada vez que se encargaba una alfombra a medida era casi como hacer de nuevo la Capilla Sixtina.

Hoy disponemos de cantidad de materiales prefabricados en rollos de gran tamaño en infinidad de colores por cada modelo esperando a que el cliente final decida la medida que necesita y esto abarata mucho el proceso y acorta increíblemente los plazos de fabricación y entrega.

Actualmente podemos tener en nuestra casa una alfombra hecha a medida en menos de quince días. Aunque se siguen cortando a mano, todo el proceso se ha simplificado y automatizado, incluso la personalización. Por eso pensar en una alfombra a medida ya no da pereza, porque el proceso es sencillo y rápido y el resultado es perfecto (siempre que hayamos tomado bien las medidas, claro está).

Reversos, remates y cortes

Remate con cinta fina
Alfombra a medida remate hilo
Remate con cinta ancha

Podemos encontrarnos alfombras con diferentes reversos o bases de trama.

Desde las alfombras de pelo finas con goma por el reverso que hacen que una alfombra fina de pelo en el suelo no se convierta en una trampa peligrosa en la que podemos resbalar, caer y contar cuantos huesos nos hemos roto, sino que se adhiere al suelo y de ahí no se mueve ni un milímetro.

Aunque si lo que nos gusta son las alfombras pesadas, con cuerpo, con personalidad rotunda, también podemos tener acabados con distintos tipos de refuerzos y protecciones e incluso con gruesa capa de fieltro en el revés que dará otra prestancia a la alfombra.

Hay también muchos tipos de remates de alfombras. Empezando por las que no lo llevan, es decir, que debido a su reverso antideslizante y su tipo de pelo y elaboración van al corte y no llevan ningún tipo de remate.

Alfombra de vinilo
Alfombras vinílicas redondas
Alfombra vinílica exteriores

Por ejemplo las de vinilo no necesitan ningún remate ya que sus fibras están termoselladas y no se van a deshilachar si decides darles un acabado al corte.

Estos tipos son muy ligeros a la vista, rápidos de elaborar y duraderos ya que no hay un segundo material en la cenefa que se pueda desgastar antes que la alfombra.

Además estas alfombras a medida son muy fáciles de cortar incluso con patrones personalizados, diseños hechos por nosotros mismos y que se adaptan a cada hueco o sitio específico. Salvar columnas, adaptarse a ángulos de paredes, etc.

La variedad de remates incluye cenefa de tela, que puede ser vista, semioculta, fina, ancha, de algodón, poliéster, piel, loneta o cualquier material imaginable. O dobladillo, con o sin fieltro, que además de amortiguar la pisada ofrece protección antideslizante.

Por no mencionar el incombustible remate con ribete de hilo en muchas variantes y otros remates como flecos.

Alfombra lisa color intenso

Y una vez habéis decidido entre todas estas posibilidades, ya solo os queda medir bien el espacio que queréis cubrir e incluso pensad que al ser a medida, podéis esquivar una columna o un mueble fácilmente y hacer vuestra alfombra realmente lo que se dice a medida.